Mogro Miengo Gornazo Cudón Cuchía Barcena de Cudón
Cuchía

Cuchía

En Cuchía destacan la presencia de cinco islas de diferente tamaño, habitadas por una gran diversidad de aves. Islas que son los restos de la antigua línea de costa, erosionada por el mar a lo largo de miles de años.

También destacan en Cuchía sus playas: la de Marzán y la llamada del Huevo Frito, a un lado de la Barra, y al otro, las playa de Los Caballos o Umbreda y la playa del Cuerno, dos arenales más abiertos al mar, de acceso más difícil y parcial o totalmente cubiertas cuando hay marea alta.

Situacion geográfica

Cuchía se asienta sobre una península enlazada por tierra con Miengo y Cudón. El monte Centinela y la sierra que llega al alto de Carabias son los límites naturales de esta gran punta que se abre al Mar Cantábrico y a la ría de San Martín.

Historia

Los primeros testimonios de población en Cuchía nos llevan al Paleolítico. El yacimiento y cueva de la Pila, situados donde luego se estableció la cantera de Solvay, han proporcionado una gran cantidad de piezas arqueológicas, algunas de las cuales se conservan en el Museo de Altamira. Estos primeros pobladores de Cuchía, que aprovecharon el abrigo de las cuevas en la roca caliza, se dedicaban a la caza de ciervos y jabalíes en los montes cercanos y a la pesca y al marisqueo en las inmediaciones de la ría. La cueva desapareció por las voladuras de la cantera en el año 1988, provocando esta actividad minera un importante impacto sobre todo el yacimiento.

En el paisaje natural de Cuchía también hay que destacar una gran extensión de dunas formadas por la acción del viento en la hondonada que queda entre la sierra y las estribaciones del monte Centinela. Estas dunas formadas por el viento del noroeste tienen una extensión de 1.300 metros de largo por 200 metros de anchura. A lo largo de la historia han sufrido diferentes alteraciones hasta que se procedió a su restauración con plantación de especies autóctonas y un trazado de sendas y caminos. Una actuación que los expertos no dudan en calificar como una excelente muestra de un campo de dunas regeneradas.

 

No muy lejos de estas dunas fue donde se originó el pueblo de Cuchía. En la Edad Media alrededor de la iglesia de San Juan Bautista, con el precedente también de la extracción de sal, al igual que sucedía en Miengo en el siglo IX.

Desde tiempos muy antiguos tuvo Cuchía su propia identidad como pueblo, aunque Miengo y Cuchía, como dos barrios independientes, llegaron a formar un mismo concejo durante un tiempo. De la iglesia de San Juan Bautista se tiene noticia por lo menos desde principios del siglo XII, cuando ya estaban prácticamente en pie todas las parroquias de nuestro municipio.

En el desarrollo de Cuchía pudo influir a lo largo de los siglos el estar en un saliente algo alejado de las principales vías de comunicación. Entre 1750 y 1850 la población de Cuchía retrocedió, pasando de 34 a 21 vecinos. Mediado el siglo XIX vivían en todo el pueblo 63 personas. En 1900, con 86 habitantes, llegó estar por debajo de Gornazo y Bárcena de Cudón, con la menor población de todo el municipio.

Sin embargo, Cuchía experimentó un crecimiento espectacular entre 1900 y 1950, multiplicándose por cuatro el número de habitantes hasta llegar a los 339 en 1950, un enorme desarrollo inducido, en gran medida, por la puesta en marcha de la cantera en la segunda década del siglo XX.

A partir de los años 50 la población de Cuchía se estabilizó durante 40 años entre los 300 y los 400 habitantes. Sin embargo, en los años 90 ha vuelto a crecer sin interrupción hasta los más de 700 que hay en la actualidad, gracias a la mejora de las comunicaciones, a la dotación de servicios y al atractivo de sus recursos naturales para los nuevos residentes. De esta forma, Cuchía ha pasado de ser el pueblo con menor número de habitantes en 1900 a ser el tercero por detrás de Mogro y Miengo.

Futuro

El presente y el futuro de Cuchía están condicionados por el Plan de Ordenación del Litoral y por el uso y rehabilitación de la antigua cantera. La mayor parte de la superficie del pueblo se encuentra muy limitada por estos factores, cuando no por otras extensiones naturales como son las dunas cercanas a la playa de Marzán.

Cuchía cuenta con alguna de las playas más concurridas del municipio y un paisaje costero de gran belleza. La mayor parte del pueblo se encuentra alejado de la carretera principal que va de Mogro a Cudón, a lo largo del camino que lleva a la playa de Marzán, en torno a la iglesia de San Juan Bautista y encaramado en la ladera norte que conduce al mar.

La ubicación de Cuchía y sobre todo las limitaciones que tiene por el POL y la cantera son razones suficientes para esforzarnos en que merezca una atención especial de todas las administraciones.

Es mi personal convicción que la regeneración de la cantera de Cuchía tiene que liderarla el Gobierno de Cantabria a través de un Proyecto de Interés Regional. Un proyecto que no sólo aborde la puesta en valor de este enorme espacio natural, sino la recuperación ambiental en su conjunto del río Saja-Besaya hasta Torrelavega, una actuación global que debería contar con la cooperación de todos los ayuntamientos implicados.

Ni Cuchía, ni el municipio de Miengo, pueden ser los únicos responsables de hacer a su costa un proyecto que luego necesita la aprobación del Gobierno de Cantabria. Como vecinos y propietarios de la mayor parte de los terrenos.

Gran parte del porvenir de Cuchía y de todo nuestro municipio pasa por la puesta en valor de la antigua cantera. Esta mina a cielo abierto comenzó a explotarse hacia 1925 sobre una superficie de dimensiones grandiosas: 1.125.000 metros cuadrados, el equivalente a 150 campos de fútbol. El cambio del paisaje en esta parte del pueblo ha sido tremendo, porque la extracción de la piedra caliza ha consistido en ahuecar parte de la sierra, que con una altura máxima de 70 metros sobre el nivel del mar representa prácticamente la mitad de la superficie del pueblo. Además de la destrucción con explosivos de la parte rocosa, la propia instalación para tratar y transportar la piedra conllevó la construcción de varios edificios, así como el uso de otra importante extensión de terreno para escombreras en la zona que conduce a la principal playa del pueblo. El cambio en el paisaje ha sido por lo tanto muy profundo, muy extenso y difícilmente reparable. ocupados por la cantera, somos los máximos interesados en buscar una solución para que este espacio deje de ser un lugar inhóspito y degradado y se convierta en un atractivo de primer nivel para toda Cantabria. Nosotros podemos tener ideas, plantear sugerencias, pero es el Gobierno de Cantabria quien tiene la última palabra y la responsabilidad de trabajar por una solución satisfactoria para todos.

Queremos consolidar y potenciar en Cuchía los equipamientos educativos, deportivos y sociales. Por eso hemos renunciado a trasladar el colegio público y hemos dado todas las facilidades a la Consejería de Educación para ampliar en Marzán las instalaciones actuales y acoger debidamente el aumento de población escolar que tendrá nuestro municipio en los próximos años. Desde el Ayuntamiento hemos redactado el proyecto y aportamos 1.000.000 de euros, el 50% de la inversión, lo cual demuestra nuestro compromiso con la enseñanza pública de calidad y nuestra apuesta por Cuchía como centro de una actividad vital en nuestra vida cotidiana.

También vamos a ampliar y mejorar en Cuchía las dotaciones deportivas. Ya está en construcción un pabellón polideportivo de usos múltiples que dará servicio al colegio público de Marzán y será también un lugar de referencia para todos los vecinos del municipio. También hemos iniciado los trámites para construir un nuevo campo de fútbol para entrenamiento, incluido en un proyecto que contará con otros espacios para la práctica de diferentes modalidades deportivas. Unas instalaciones que en su conjunto mejoran ampliamente la situación actual, complementan las dotaciones que existen en el entorno del colegio y cubren buena parte de la demanda que prevemos en el futuro.

A pesar de las limitaciones de crecimiento que tiene Cuchía por la aplicación del POL, el Ayuntamiento va a construir por su propia iniciativa 80 viviendas protegidas en una finca que ha comprado a la empresa Solvay.

Comunicaciones

Las actuaciones de Cuchía se completan con la mejora de la carretera principal del pueblo, que con una inversión de 1.750.000 euros, incluye la obra que está en ejecución desde la rotonda del colegio de Marzán hasta la playa y otra actuación que consiste en mejorar en 2007 los accesos a Cuchía, con un presupuesto de 1.000.000 de euros.

 

 

mapa seccion
Mas Info

C/ Plaza del Marqués de Valdecilla, 1 - 39310
Miengo (Cantabria)
Tel: 942 576 001 - Fax: 942 577 019
Haga clic aquí para acceder al Directorio de Telefónico