Mogro Miengo Gornazo Cudón Cuchía Barcena de Cudón
Barcena de Cudón

Bárcena de Cudón

Bárcena de Cudón está repartido entre su núcleo primitivo, a unos 70 metros de altitud, y la ancha pendiente que cae por el sur de nuestro municipio hasta llegar a la recta de Cudón y a los límites de Piélagos y Polanco. La mayor parte de la población se concentra en torno al cruce de caminos que confluyen en la zona alta, aunque también hay viviendas dispersas sobre todo a lo largo de los caminos que conducen a Mar.

Bárcena de Cudón es un balcón perfecto para ver la llana de Cudón y gran parte de la ría de San Martín, una imagen que integra los recursos naturales de nuestro entorno con el desarrollo industrial del último siglo.

Situacion geográfica

La ubicación del núcleo primitivo de Bárcena de Cudón en una zona elevada no ha sido inconveniente para su desarrollo. Todo lo contrario, sus condiciones naturales como mirador hacia los cuatro puntos cardinales han podido ser un factor favorable, a lo que hay que unir su situación de enlace de caminos entre la Barca de Mogro y la de Cudón, una ruta de vital importancia al menos desde la Edad Media como vía de peregrinación y de intercambios comerciales.

La situación de Bárcena de Cudón ha sido estratégica desde diversos puntos de vista y de ahí la antigüedad de su fundación, que es casi milenaria, como la del resto de los pueblos que forman nuestro municipio. Los barrios de El Río, Pedroa, La Gándara, La Valleja y Las Encinas, forman su Junta Vecinal, donde destaca la Iglesia Parroquial de Santa María, una construcción del siglo XVI. Muy cerca hay también otro edificio antiguo, la Casa con escudo de la familia Rumoroso.

Historia

A lo largo de la historia, los vecinos de Bárcena de Cudón han defendido con gran insistencia sus intereses, lo cual no deja de llamar la atención en un pueblo que hasta el siglo XX ha contado con poco más de un centenar de habitantes.

Los vecinos de Bárcena de Cudón, con el apoyo puntual de los de Gornazo, mantuvieron diversos pleitos entre los siglos XVI y XVIII con el concejo de Oruña por el aprovechamiento del monte Cado. Los derechos de uso sobre este monte fueron la base de una larga polémica que nos ilustra sobre algunos interesantes aspectos de su historia.

Los vecinos de Bárcena querían recoger hoja, leña, grana e incluso piedra del puerto como siempre habían visto hacer, incluso haciendo caleros en el monte para sacar cal y utilizarla en obras de construcción. Los vecinos de Bárcena no dejaban de reconocer que el monte Cado era propiedad comunal de Oruña, pero eso no les privaba a ellos de un aprovechamiento fundado en antiguos derechos. Las sentencias de los jueces dieron la razón a los vecinos de Bárcena de Cudón. Sin embargo, un día del año 1725, los vecinos de Oruña impidieron que los de Bárcena recogieran leña, hojas y bellotas según era su costumbre. Ante este hecho, los vecinos de Bárcena se unieron y fueron juntos al monte, donde muchos fueron detenidos. Hubo un nuevo pleito que duró siete años y nuevamente la sentencia fue favorable a los intereses de Bárcena de Cudón. Las discrepancias no terminaron aquí, si bien el monte fue perdiendo importancia en la vida de los vecinos y los problemas fueron desapareciendo.

Bárcena de Cudón construyó una nueva casa mesón a finales del siglo XVIII a la que pusieron por nombre Mesón del Acebo. Esta fonda estaba muy cerca de otra taberna propiedad del concejo de Oruña, en el alto de Pedroa, frontera de ambos concejos y punto que sirve para delimitar todavía el contorno de nuestro municipio en el mapa.

La antigua casa mesón de Bárcena estaba en el barrio de la Valleja, pero se conoce que los vecinos vieron más comercial ubicarla junto al nuevo y muy transitado Camino Real de Reinosa a Santander y, además, al lado de taberna del concejo de Oruña, con el que tantas diferencias tenían entonces por el uso del monte Cado.

Tanto Bárcena como el ayuntamiento de Miengo obtuvieron buenas rentas del mesón en el siglo XIX. Tan a propósito era el lugar que los vecinos de Bárcena eligieron el mismo entorno para crear dos ferias de ganado, la de San José y la de San Fernando, con tres días de duración cada una y con un reclamo comercial que alcanzaba a toda la comarca. Por supuesto había también romería, siguiendo la costumbre antigua de hacer de las concentraciones ganaderas un día de fiesta por todo lo alto.

Antolín Herrera de la Sota, investigador que ha revelado estos interesantes hechos, advierte también que José María de Pereda ubicó en estos parajes un capítulo de la novela “D. Gonzalo González de la Gonzalera”. Aunque Pereda utilizaba nombres imaginarios para despistar, la referencia a la barca ayuda a situar aquí esta estampa montañesa de una feria que el célebre escritor de Polanco debía de conocer tan bien como el resto de estos contornos.

“Pedreguero, donde se celebraba la feria, no está lejos de Coteruco, pero va el río entre ambos, por lo cual, la barca de la Pasera, única que goza el derecho, y para eso le paga, de pasaje, no tuvo aquel día momento de reposo. Desde el amanecer afluyeron los ganados de toda la parte occidental del valle, buscando la rampa del embarcadero, en tropel unos, unidos otros, en ordenada hilera éstos, rezagados aquéllos, bramando y retozando muchos, y todos alborozando la comarca con el sonido incesante de sus esquilas y cencerillos”.

Bárcena de Cudón notó un importante desarrollo en la primera mitad del siglo XX, cuando se triplicó la población hasta llegar a los 312 habitantes en 1950. Al igual que en Gornazo, su territorio fue partido en dos por la vía del ferrocarril de vía estrecha y más recientemente la autovía entre Santander y Torrelavega ha vuelto a seccionar una parte de su superficie cerca de los límites con Polanco y Piélagos.

Comunicaciones

La cercanía de estas vías de comunicación y la proximidad al eje industrial del Besaya no han modificado el perfil de Bárcena de Cudón, que se ha mantenido como un pueblo donde se ha alternado la actividad agraria con el trabajo en las fábricas. Su población ha descendido ligeramente en los últimos años hasta llegar a los 252 habitantes, en una evolución natural teniendo en cuenta sus características demográficas y el uso agrario de gran parte de su suelo.

Futuro

Las perspectivas para los próximos años pasan por dar un nuevo rumbo a Bárcena de Cudón, en consonancia con un modelo de desarrollo que va a hacer hincapié en el crecimiento de la franja sur de nuestro municipio. El pueblo tiene unas condiciones idóneas para la construcción de viviendas a lo largo de las carreteras locales. Además, su proximidad al eje industrial de la comarca del Besaya y al parque empresarial que se levantará Gornazo convierten a Bárcena de Cudón en un pueblo con un considerable potencial. Por si fuera poco, gran parte de su superficie se encuentra perfectamente orientada al sur y disfruta de buenas comunicaciones con la autovía Santander-Torrelavega a través de Cudón, Mar y Gornazo.

Todos estos factores juegan a favor de un pueblo que notará cómo se incrementa el valor de sus recursos. Para completar esta transformación, el Ayuntamiento ya tiene en marcha una actuación inmediata sobre la carretera que une Bárcena de Cudón con Mogro. Más adelante se llevará a cabo también la remodelación de la carretera que enlaza el pueblo con Mar, de modo que los accesos a Bárcena de Cudón serán más fáciles y seguros, en previsión del crecimiento que va a tener toda esta zona sur en los próximos años.

mapa seccion
galería de imágenes
miengo en imágens
Mas Info

C/ Plaza del Marqués de Valdecilla, 1 - 39310
Miengo (Cantabria)
Tel: 942 576 001 - Fax: 942 577 019
Haga clic aquí para acceder al Directorio de Telefónico